League of Legends – Campeón: Nautilus

Actualizado: 18.10.2019 23:02, Patch 9.20.1

Todas las pieles de Nautilus

Hechizos por Nautilus

Nautilus Apoyo

Orden de habilidad

1. Q
2. E
3. W
4. E
5. E
6. R
7. E
8. W
9. E
10. W
11. R
12. W
13. W
14. Q
15. Q
16. R
17. Q
18. Q

objetos

Botas de movilidadVestigio del AspectoConvergencia de ZekePromesa de caballeroRedenciónMedallón de los Solari de Hierro

Iniciar objetos

Poción de vidaPoción de vidaEscudo reliquia

Runas

ValorReverberacciónGolpe de escudoRevestimiento de huesosInquebrantableInspiraciónEntrega de galletasPerspicacia cósmicareducción de enfriamientoArmorSalud de escala

Hechizos de invocador

DestelloPrender

estadística

  • 49.01%

    Ratio de victorias

  •  
  • 1.80%

    Tasa de juego

  •  
  • 0.04%

    Tasa de prohibición

  •  

Consejos cuando juegas contra Nautilus:

  • Si Nautilus utiliza Aguas revueltas cerca de ti, quédate en el sitio hasta que el efecto de ondas termine antes de salir corriendo. Si huyes antes, activará las explosiones secundarias, lo que te provocará un daño adicional y te ralentizará.
  • Mientras Nautilus está protegido, puede infligir grandes cantidades de daño en área con sus ataques básicos. Intenta destruir su escudo si tienes la oportunidad.

Consejos al jugar Nautilus:

  • Al hacer piña, puedes lanzar Línea de dragado en la dirección de los enemigos, seguida inmediatamente por Aguas revueltas para aumentar el número de aciertos.
  • Las explosiones de Aguas revueltas estallan con retraso. Puedes usarlas mientras corres o como elemento disuasorio para los enemigos que se acerquen.

La historia de Nautilus:

El gigante acorazado Nautilus, una leyenda solitaria tan antigua como los pecios de Aguas Estancadas, recorre las turbias aguas que rodean las costas de las Islas de la Llama Azul. Impulsado por una traición olvidada, ataca con su enorme ancla sin previo aviso para ayudar a los desdichados y arrastrar a los avariciosos a su perdición. Se dice que viene a por los que olvidan pagar el “tributo de Aguas Estancadas”, y se los lleva con él bajo las olas. Un recordatorio inexorable de que nadie se escapa de las profundidades.