League of Legends – Campeón: Elise

Actualizado: 10.12.2019 00:02, Patch 9.23.1

Todas las pieles de Elise

Hechizos por Elise

Elise Jungla

Orden de habilidad

1. W
2. Q
3. E
4. Q
5. Q
6. R
7. Q
8. W
9. Q
10. W
11. R
12. W
13. W
14. E
15. E
16. R
17. E
18. E

objetos

Encantamiento: Ecos rúnicosBotas de hechiceroMorellonomicónReloj de arena de ZhonyaTormento de LiandryBastón del Vacío

Iniciar objetos

Machete del cazadorPoción reutilizable

Runas

DominaciónElectrocutarGolpe bajoColección de globos ocularesCazador incesanteBrujeríaCeleridadCaminar sobre aguaResistencia magicaResistencia magicaSalud de escala

Hechizos de invocador

DestelloAplastar

estadística

  • 50.74%

    Ratio de victorias

  •  
  • 3.44%

    Tasa de juego

  •  
  • 0.19%

    Tasa de prohibición

  •  

Consejos cuando juegas contra Elise:

  • La Forma de araña de Elise es más peligrosa cuando tienes poca vida, mientras que su Forma humana es más poderosa con mucha vida.
  • Rápel sólo moverá a Elise en vertical, arriba y abajo, a menos que pueda descender sobre una unidad enemiga.
  • Rápel tiene mucho enfriamiento. Elise es vulnerable tras usarlo.

Consejos al jugar Elise:

  • La Forma de araña es más efectiva para rematar a los enemigos con poca vida. La Neurotoxina de la Forma humana hace más daño a los enemigos con mucha vida.
  • Estando en Forma de araña, las arañas atacarán al objetivo sobre el que Elise use Mordisco venenoso.
  • La Forma de araña de Elise y sus habilidades no cuestan maná y se pueden priorizar cuando intentas conservar maná.

La historia de Elise:

Elise es una letal depredadora que mora en un palacio cerrado y sin luz situado en el corazón de la ciudad más antigua de Noxus. En su día fue una mujer mortal, señora de una casa poderosa, pero la picadura de un malvado semidiós la transformó en una criatura hermosa, inmortal y totalmente inhumana: una criatura con aspecto de araña que atrae a sus ingenuas presas hacia sus redes. Elise se aprovecha de inocentes para mantener su eterna juventud y ahora prefiere alimentarse de los ingenuos y los infieles. Hay pocos que sean capaces de resistirse a sus encantos.