League of Legends – Campeón: Amumu

Actualizado: 22.09.2019 23:02, Patch 9.18.1

Todas las pieles de Amumu

Hechizos por Amumu

Amumu Jungla

Orden de habilidad

1. W
2. E
3. Q
4. E
5. E
6. R
7. E
8. Q
9. E
10. Q
11. R
12. Q
13. Q
14. W
15. W
16. R
17. W
18. W

objetos

Encantamiento: Mole de cenizaTabi de ninjaMáscara abisalMalla de espinasTormento de LiandryCetro de cristal de Rylai

Iniciar objetos

Talismán del cazadorPoción reutilizable

Runas

ValorReverberacciónFuente de vidaFuerzas renovadasSobrecrecimientoBrujeríaCeleridadCaminar sobre aguaResistencia magicaArmorSalud de escala

Hechizos de invocador

DestelloAplastar

estadística

  • 51.00%

    Ratio de victorias

  •  
  • 1.79%

    Tasa de juego

  •  
  • 0.06%

    Tasa de prohibición

  •  

Consejos cuando juegas contra Amumu:

  • Evita apiñarte con otros aliados si Amumu tiene su habilidad definitiva disponible.
  • Los movimientos erráticos y ocultarse tras oleadas de súbditos pueden dificultar a Amumu el Lanzamiento de vendas.
  • La Desesperación de Amumu hace que la compra de objetos de vida sea una propuesta arriesgada.

Consejos al jugar Amumu:

  • Amumu depende en gran medida de sus compañeros; procura colocarte en la calle de tus amigos para ser más eficaz.
  • La reducción de enfriamiento de Amumu es muy beneficiosa, pero suele ser difícil obtenerla mediante objetos. Emplea la mejora azul siempre que puedas para ganar reducción de enfriamiento sin perjudicar tus estadísticas.
  • Desesperación es muy útil contra los demás tanques; asegúrate de colocarte al alcance de los oponentes con más vida.

La historia de Amumu:

Cuenta la leyenda que Amumu es un alma solitaria y melancólica de la vieja Shurima que vaga por el mundo en busca de un amigo. Condenado por una maldición ancestral, su destino es permanecer solo para siempre, pues su tacto es muerte y su cariño, la perdición. Aquellos que afirman haberlo visto lo describen como un cadáver viviente, menudo y cubierto de vendajes. Amumu ha suscitado mitos, canciones y folclore transmitidos de generación en generación, hasta tal punto que ya es imposible separar la realidad de la ficción.